El lento proceso de la llegada de las Vanguardias y el Arte Moderno a Colombia, que tuvo como precursores a Andrés de Santamaría (1860-1945 ) y a los paisajistas finiseculares, y que posteriormente se desarrolla con la generación de los pintores y escultores nacionalistas de los años 30; se consolida a mediados de los años cincuenta y sesenta con una generación sorprendente de artistas que supieron permearse de las tendencias estéticas internacionales del momento con las cuales construyeron discursos de identidad regional y expresión personal. Generaron un cambio en la manera de ver, hacer y comprender el arte en nuestro país y volviéndose la generación más conocida y respetada en toda la historia del arte Colombiano.  Obregón, Grau, Botero, Villamizar y Negret, entre otros, se convirtieron, desde entonces , en los artistas icónicos del siglo XX.

El contexto político mundial y algunos factores locales permitieron que esto sucediera. Al final de la segunda guerra mundial y con el surgimiento del bloque soviético, occidente, liderado por la política norteamericana, apoyó activamente la despolitización de la cultura a su vez influyó en la conformación del canon latinoamericano durante lo que se ha llamado “La guerra fría cultural”.  Desde Washington, el abogado y crítico de arte cubano José Gómez Sicre, director de Artes Visuales de la Unión Panamericana, que después conformaría la Organización de los Estados Americanos (OEA), se convirtió en un activo promotor en Latinoamérica de los artistas que se acoplaban a las tendencias norteamericanas, en detrimento de los discursos nacionalistas de tendencias de izquierda propuestos por el muralismo mexicano muy en boga en todo el continente.  Gómez Sicre promovió y patrocinó directamente la conformación de los Museos de Arte Moderno de Bogotá, Cartagena y Barranquilla. Patrocinó varios de los libros de Marta Traba y llevó a exponer a los artistas colombianos a importantes exposiciones internacionales.

En el plano local fue fundamental el surgimiento de una crítica de arte profesional, de origen principalmente extranjero,  que reemplazó los textos de artistas realizados por políticos y poetas. El polaco Casimiro Eiger , el austriaco Walter Engel, el español Clemente Airó, el uruguayo Aristides Meneghetti, el colombiano Eugenio Barney Cabrera y, sobre todo, la argentina Marta Traba; pusieron la discusión del arte nacional en contexto con lo que pasaba internacionalmente a través de la prensa escrita, pero sobre todo por los medios masivos de comunicación como la radio (Casimiro Eiger) , y sobre todo la televisión, inaugurada en 1954 el mismo año de la llegada de Marta Traba al país y en la que transmitió un programa semanal desde sus inicios.

Paralelo a la crítica surgen paulatinamente las primeras Galerías de Arte dedicadas a la comercialización del trabajo de los artistas modernos. En Bogotá Galerías de Arte S.A.  que funcionó de 1948 a 1951, expuso obras originales de Picasso, Chagal,  y Modigliani entre otros que por primera vez se veían en el país y a quienes representaban la vanguardia nacional como Alejandro Obregón cuya exposición de 1949 fue todo un suceso comercial nunca visto: 15 cuadros vendidos en dos semanas.  En 1951 Leo Matíz  compra el espacio de Galerías de Arte y  ya bajo su nombre se hacen las primeras, y exitosas comercialmente, muestras del joven Fernando Botero. Nuevamente los extranjeros hacen su aporte con Lilly Ungar que mantiene La Galería el Callejón desde 1957 y Casimiro Eiger con la Galería de Arte Moderno desde 1961.

En un poco más de una década se inauguran museos, galerías, centros de exposición, se escriben libros, se publican revistas de arte (Plástica, Prisma), se filman películas, se traen exposiciones de importantes artistas internacionales, y se realizan salones y bienales de Arte Moderno donde aparecen una y otra vez los mismos nombres, hasta que fueron parte del imaginario popular creando un antes y un después de todos ellos.

Esta exposición Centenarios rinde un homenaje a cuatro de los principales protagonistas de esa generación de cambio, los nacidos en 1920: Alejandro Obregón, Edgar Negret, Enrique Grau y Cecilia Porras.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *