La cultura material de los indios Guahibo

El Museo de Arte del Tolima presenta la exposición La cultura material de los indios Guahibodel  artista tolimense Mario Rodríguez, un proyecto ganador de la Creación para Artistas Emergentes del Portafolio Municipal de Estímulos de la Alcaldía de Ibagué.

La cultura material de los indios Guahibo“, fue un texto publicado en el primer número de la Revista del Instituto Etnológico Nacional en el año 1.943 por el antropólogo Gerardo Reichel – Dolmatoff. Como parte de un proyecto de nación durante la república liberal se buscó promover un discurso indigenista invirtiendo en el financiamiento de estudios antropológicos en distintos lugares de Colombia.

Este trabajo resulta de la transcripción de partes de ese documento usando aceite para motor y gasolina como pigmento. Nace a partir de la intención de querer rastrear los relatos nacionales que han construido el arquetipo del indígena colombiano y de esa nostalgia común y a su vez inútil por pretender revalorizar, rescatar o conservar los conocimientos de mundos autóctonos cada vez más evaporados e intangibles. Ese otro lejano. Distinto. La idea del indio, con toda su imprecisión etimológica y su exotismo es a su vez nada, un imaginario fantasioso y sentimental que no puede escapar de la realidad burda de nuestra occidentalidad avasallante.

Las descripciones cuidadosas y pertinentes de antropólogos comprometidos y las fotografías desafiantes de ese “salvaje” enigmático, desconocido, o de mirada triste y profunda tan populares también en libros de historia, portadas de prensa o reportajes de otras misiones mesiánica han construido un imaginario sobre el indígena latinoamericano donde la idealización fantástica fácilmente olvida la confrontación violenta con nuestro mundo cotidiano.

Mario Rodíguez pretende con estas piezas tejer algunos hilos que dan cuenta no sólo de esa violencia inherente a la idea del progreso, sino a través de las distancias perceptivas provenientes del uso de una materialidad discordante con su información visual, dejar una evidencia sugestiva de la inminente desaparición física y cultural sobre la que se explotan tantas tierras del país.

“El botín es arrastrado en medio del desfile del triunfo. Y lo llaman bienes culturales. Éstos han de contar en el materialista histórico con un observador ya distanciado […] No hay documento de cultura que no lo sea, al tiempo, de barbarie”. Walter Benjamín (1940)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *