Last Updated on 31 mayo, 2022 by mimuseo

Lugar: Museo de Arte del Tolima

Fecha: Del 8 abril al 22 de mayo del 2022

Curadoría y museografía: Juan Carlos Franco.

 

Nacido en Arecibo, Puerto Rico en 1931, Domingo Izquierdo vivió desde los tres años en Nueva York donde se educó como artista en momentos de gran intensidad cultural durante el posicionamiento del Museo de Arte Moderno bajo la dirección de Alfred Barr y el surgimiento de la Escuela de Nueva York, tras el final de la segunda guerra mundial, que cambió el centro de gravedad de las artes plásticas de París a Manhattan donde surgieron el expresionismo abstracto, el arte pop y el hiperrealismo en las décadas del cuarenta al setenta.

Domingo Izquierdo fue educado en su adolescencia bajo la tutela del ilustrador y escultor cubano Julio Garriga Lorenzi y posteriormente reclutado para prestar su servicio militar en oriente durante la guerra de Corea. Al regresar a Nueva York a mediados de los años cincuenta, Izquierdo se hace discípulo del artista americano-japonés Matsumi Kanemitsu apenas diez años mayor y quien era experto en Sumi-E la tradicional técnica de pintura china en tinta negra, pero que para entonces se había vinculado al movimiento de expresionismo abstracto surgido durante los años cuarenta en las obras de Jackson Pollock, Arshile Gorky y Willem de Kooning. Con Kanemitsu vive la vida bohemia del Greenwich Village, hervidero de poetas y pintores, mientras absorbe las vanguardias americanas que lo nutrirán décadas más tarde.

Tras algunas exposiciones viaja por Europa y Sur América, vive en Italia y Puerto Rico, deja algunos años el arte, regresa a Estados Unidos con bríos recobrados y en 1978 termina radicándose en el barrio de la Candelaria en Bogotá, donde lo cautivaron la transparencia de la luz y el clima. Allí realiza series con referentes figurativos inspiradas en el arte barroco de las catedrales coloniales, las máquinas industriales y la abstracción lírica y expresionista, a la que invariablemente regresaba. Su obra representa a Colombia en varios certámentes internacionales, se expone junto a Obregón, Grau, Roda entre otros; entra a formar parte de varios de los museos de Arte Moderno en Colombia, del Museo del Barrio en Nueva York y del Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico.

Durante casi cuatro décadas trabaja en Bogotá. Allí el Museo de Arte Contemporáneo del Minuto de Dios, el Museo de Arte Actual de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, dirigidos en su momento por el pintor abstracto Germán Ferrer Barrera, el Centro Colombo Americano y las reconocidas Galería Belarca y Meindl fueron algunos de los sitios que albergaron exposiciones de su obra, hasta que, en el año 2017, decide radicarse en Ibagué a pocas cuadras de este museo.

En Ibagué Domingo Izquierdo trabaja prolíficamente, retoma sus esculturas de objetos encontrados y se concentra nuevamente en las búsquedas abstractas que de manera transversal han estado presentes en su pintura, desde cuando recibía la influencia directa de la vanguardia norteamericana y del arte Zen que conoció en oriente. Este Eje Transversal, de gesto automático y espontáneo, que lo conecta con el expresionismo abstracto, es el hilo conductor que marca la pauta de la curaduría de esta primera exposición antológica en el Museo de Arte del Tolima, en un recorrido por setenta años de su producción artística que Germán Rubiano y otros críticos calificaron de hermética y críptica, pero que, al verla hoy, podemos apreciar su intención perenne de que fuera propia, íntima y personal, sin el sello de repetición, estilo y marca, que caracterizó buena parte de la modernidad y de la abstracción colombiana del siglo pasado. Un intento de hacer una obra siempre joven como dijo de ella Galaor Carbonell.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.