Exposición

Museografía: Luis Fernando Bautista - Cristhian Moreno

  • Fecha: del 23 de marzo al 21 de abril
  • Lugar: Museo de Arte del Tolima
  • Curaduría y museografía :

  • ANTONIO SAMUDIO

    Del Blanco y Negro al Color

     

    Antonio Samudio, ha sido considerado por la crítica un gran colorista, sin embargo, desde sus primeros premios y exposiciones en los años sesenta se reveló una de sus inquietudes fundamentales: el grabado en blanco y negro. Producción que ha sido documentada en varios libros monográficos y que se les reconoce por el talante expresivo de sus personajes que aparentan una indiferencia que oscila entre lo irónico y sarcástico.

     

    En esta ocasión la curaduría se ha centrado en su obra gráfica monocroma, realizada principalmente en Mezzotinto y Buril, dos técnicas cuyo dominio requiere de una especial destreza. En ellas se aleja del color para llevarnos a donde el Blanco y Negro nos permite ver sus características figuras sin distracciones, donde lo formal está ligado a lo que impone la técnica utilizada para la elaboración de la imagen. Estos grabados muestran lo cotidiano, lo político, lo femenino, la melancolía y la sensualidad; que al mismo tiempo con un toque de humor revelan un contexto latino donde habitan personajes y objetos.

     

    El artista se sumerge en sus grabados en la profundidad de la soledad a través de sus creaciones, pobladas por seres deformes que desafían cualquier conformismo con lo cotidiano. En sus obras, es fácil detectar un sentimiento subyacente y una complicidad palpable, mientras recrea un espacio estático, desprovisto de color y desapegado de las pasiones contemporáneas. La fealdad, entendida también como una belleza propia, emerge como una característica distintiva en el arte de Samudio, desafiando abiertamente la estética convencional, al presentar personajes con rasgos grotescos como símbolos repulsivos que constituyen una clara crítica irónica a las convenciones sociales, a la violencia y a la brutalidad humana. Su obra se desenvuelve en un universo altamente personalizado, donde su enfoque desafía el acto de la observación. Personajes, estáticos e irreverentes, observan desde un plano más allá, interpelando al espectador con un silencio denso y equilibrado, incitándolo a reflexionar sobre el mundo que lo rodea.

     

    Según Juan Manuel Roca, Samudio “constata el absurdo, funda lo que no es, juega a las mutaciones, adopta máscaras, convoca el imposible, vulnera el principio de realidad, descubre la belleza del afuera y de adentro, más allá de los linderos del yo. Allí donde nosotros y los otros somos invitados a conocer al desconocido y a visitar una orgía de espacios, de formas que también se desconocían hasta verse atrapadas por la imaginación del pintor” (2016). El desnudo femenino ha sido crucial en el desarrollo artístico de este creador; en su obra, el amor, el desamor, el erotismo y la pornografía, se fusionan de forma visceral, poética y apasionada. Además de estos temas íntimos, también aborda lo político, recreando escenas que aluden a lo religioso, la violencia y la migración. En este contexto, la sátira y la ironía se convierten en herramientas eficaces para transmitir su mensaje crítico y reflexivo. Por otro lado, el bodegón y el paisaje, muestra la destreza del manejo del espacio y sus posibilidades gestuales. En estas obras, el artista manifiesta su capacidad para crear composiciones que transmiten una sensación de armonía y equilibrio.

     

    Los grabados de Samudio son acompañados por una pequeña selección de sus pinturas que completan la idea de ese universo tan personal donde la figura femenina es protagonista principal, permitiendo apreciar su manejo del color, “bien cocinado” como dicen los pintores y que le ha merecido numerosos elogios.

     

    Samudio (Bogotá 1932) estudió arte inicialmente en Buenos Aires y posteriormente en la Universidad Nacional de Bogotá. Tras una larga e intensa carrera en Colombia, en 1991 se trasladó a vivir a Venezuela donde estuvo alrededor de 20 años. Ha participado en destacadas Bienales y Salones Internacionales, exponiendo en galerías de Colombia, Venezuela, Perú, Estados Unidos, México, entre otros. Se han editado varios libros monográficos de sus grabados como: “Libraco con Grabado” 1986, “Tríptico de Comala” 1989, “País en mezzotinta” 1996, “Teatro de Sombras” 2002, “Libraco Porno” 2004 y su más reciente publicación antológica sobre el tema “Los grabados de Antonio Samudio” 2016, entre otros.


    Con esta muestra “Antonio Samudio, del Blanco y Negro al Color”, el Museo de -Arte del Tolima se une a las instituciones que desde su regreso a Colombia han propuesto revisiones sobre la prolífica obra de Samudio y a su particular visión del mundo.


     


    Agradecimientos : Antonio Samudio, Patricia Samudio y Luis Guillermo Moreno